PACHI en La Plata y en la Biblioteca del Congreso de la Nación en CABA

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Prensa, Presentaciones

Los días 7 y 8 de mayo del corriente año se realizó la presentación de Pachi en las ciudades de La Plata y Buenos Aires.
La gira inició desde el día jueves 5 con la prensa en las respectivas ciudades.
Los principales medios se hicieron eco de la llegada del trabajo, Clarin, Pagina 12, Tiempo Argentino, La prensa, entre otros medios gráficos. Radio Nacional Folklórica, Radio Provincia de La Plata, Radio Universidad La Plata y varias FM difundieron las presentaciones.
En La Plata se realizó en el espacio Cultural La Salamanca y en Buenos Aires la cita fue en la Biblioteca del Congreso de la Nación donde recibió un reconocimiento a cargo del Diputado Nacional Javier Pretto.
Antes de cada proyección el guitarrista y director de la película Fernando Morales, ofreció un pequeño concierto de guitarra.

PACHI según el escritor y periodista salteño Juan Carlos Fiorillo.

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Prensa

EL INDIO PACHI ES UNA LEYENDA

En el microcine del Centro de Congresos y Convenciones de la ciudad de Cosquín se presentó el viernes 27 a las 20, la película “El Pachi. Su historia. Su leyenda”, cargada de sorpresas y diálogos que alimentaron las ganas de seguir paso a paso las alternativas que presentaba este trabajo dirigido por Fernando Morales, en donde se desgrana la vida de Patricio Barrera, el Indio Pachi, guitarrero, cantor, picapedrero y silencioso observador de la vida de su tierra, allá en Cerro Colorado.
Su pequeña chacra era el sustento de su familia, unas cabras, sembraba y de a ratos ejercía de peluquero. Se ganó el “Don” porque Pachi era un tipo común, amigo de veras, mano extendida, el pueblo lo reconocía como a uno de sus hijos dilectos, más queridos, más respetado.
Pachi, con su estilo para tocar la guitarra, hizo una escuela. Dicen que no dejó una gran cantidad de obras como legado, pero como decía Yupanqui, creía que era mejor algún día entrar en el universo de lo anónimo.
La película trata de un personaje hecho leyenda en la zona, agudo observador de los milagros rurales en un relato lleno de emociones que se van desmembrando al compás de las voces familiares que en el recuerdo avivan el fuego de los recuerdos.
Su figura delgada, su rostro aindiado, es Patricio Barrera, “El Indio Pachi”, que nació y murió en el Cerro Colorado, trabajando como picapedrero y en tareas rurales. Pero la faceta más llamativa de su vida fue la de guitarrero y compositor: “Don Pachi era un guitarrista único y con una forma muy particular de ejecutar la guitarra -comenta el músico y director Fernando Morales-. Era zurdo pero tocaba sin invertir las cuerdas”.
El título detalla esa figura singular del norte cordobés, donde sobresale la mansa costumbre del vino demorado en la pulpería del pueblo, sitio de descanso de aquellos que encuentran en los espacios amigos a los guitarreros del campo que con su ángel a cuestas le van dando fisonomía a la noche de los amigos.
Al comienzo ese caminar en la búsqueda interesada golpea en las entrañas del relato que se convierten en un rezo de puro andar.
El Indio Pachi ha nacido y se ha muerto en Cerro Colorado, allí ha encontrado el motivo para comprender su vida llena de música y trabajo, esa manera de entender el apacible tiempo de estar por estar nomás. Mirar su campechano paisaje es entender una manera de quedarse para siempre.
Cuando se cuenta que el padre del Pachi agradecido por la visita de Yupanqui a su casa por cantarle un rato por su impedimento físico, le ofreció una tierrita para tener un lugar en el mundo, es que la bondad inunda entonces al que entrega en un abrazo diciéndole “estire el lazo nomás” y el agradecimiento es eterno.
Hay tomas largas, efectos de buen gusto, el sonido deja una guitarra como desde el fondo del alma para descifrar los misterios del recuerdo entre los árboles.
Entre otras, la escena que muestra a Blanca, la esposa del Pachi, hablando sobre su marido, pega fuerte sobre el silencio reinante de la casa, como tejiendo soledades tan viejita y tan alegre recordando. Viene desde años adolescentes, apenas 15 años, cuando conociéndolo se enamoró sin más remedio que pasar el resto de su vida al lado del guitarrero, donde ella nunca siquiera cantó. Ella fue la luz, la pálida sonrisa amenizando las tardes y las largas noches donde las canciones se dejaban llevar por el viento.
Los sonidos del campo son interminables melodías haciendo caer las hojas del otoño sobre las historias vividas por un hombre que supo entretener al tiempo con su guitarra.
Don Pachi en las fotos se muestra tal cual, sencillo el hombre y su entorno, su humildad es su todo, la caracterización de los personajes renuevan un vestuario natural preñados de amarillos en lontananza y el cielo de pronto vuela en imágenes donde un duende polvoriento y enamorado se vuelve un cóndor en la inmensidad del panorama allá lejos y solo.
Ahí escucho una chacarera del Pachi como fondo musical, paro de escribir y estoy contento, cuando los valores se mimetizan en la identidad del guión con el mensaje justo para determinar una historia que quiere ser contada con el corazón, es porque al final las imágenes recorriendo el horizonte guitarrero del Pachi, caen como un cuento de amor al cancionero.

Juan Carlos Fiorillo. En Cosquín, enero 2017.

«Un legendario personaje cordobés se hace película»

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Prensa

Nota en el Portal de Noticias de Gobierno de la Provincia de Córdoba, 27 de abril de 2016 Cultura y Espectáculos. Gracias!


Un legendario personaje cordobés se hace película

Se trata de “El Indio Pachi”, una figura característica del Cerro Colorado que es trazado a través de un documental de Fernando Morales. El producto fue declarado de Interés Cultural por el Gobierno de Córdoba. Se proyectará en el Centro Cultural Córdoba.

Fernando Morales es guitarrista y compositor. Nació en Pergamino, provincia de Buenos Aires, donde fue trabajador rural. Morales sabe de madrugadas frías, largas jornadas de trabajo y también de las noches abrigadas al calor del fuego y la guitarra. Apasionado por las raíces de la música folklórica, un día emprendió un viaje a caballo desde su pueblo natal hacia la ciudad de Cosquín, junto al músico entrerriano Víctor Velázquez, para homenajear de ese modo a Jorge Cafrune en el marco del tradicional festival folklórico que se realiza en esa ciudad del Valle de Punilla.

Al tiempo, Morales fijó residencia en Córdoba atrapado por su paisaje y muy especialmente por su gente. Producto de esa admiración, el músico encaró la película documental “Pachi, la leyenda, la historia”, que fue declarada de Interés Cultural por el Gobierno de Córdoba. El film rescata la figura de Patricio Barrera, guitarrero nacido en el Cerro Colorado del que muy poco se conoce.

La película será proyectada como parte del ciclo Cine Club Juan Oliva los días lunes 2, martes 3 y miércoles 4, a las 21 horas, además del lunes 9, martes 10 y miércoles 11, a las 19, en el Auditorio Daniel Salzano del Centro Cultural Córdoba (Avenida Poeta Lugones 401). El filme documental fue presentado días atrás en el Cerro Colorado mediante una proyección del Cine Móvil de la Agencia Córdoba Cultura. Antes de la proyección, se descubrió frente a la iglesia del pueblo una escultura del Indio Pachi, creación del artista plástico Juan Carlos Antuña.

Con motivo de su re-estreno en Capital, Fernando Morales cuenta más de esta experiencia y del recorrido emprendido hasta llegar a concretar la meta.

¿Quién era Patricio Barrera, el Indio Pachi?

Nació y vivió en el Cerro Colorado. Tuvo varios oficios: fue picapedrero, tenía una pequeña chacra que era el sustento de su familia, unas cabras, sembraba y de a ratos ejercía de peluquero.

Además de sus virtudes en la guitarra, Pachi se destacó por ser un hombre muy bueno, generoso y hospitalario. Fue querido y respetado por todo el pueblo. Aún se lo menciona como “Don Pachi” y esa denominación de “Don” llega cuando se la ha ganado por su forma de transitar en la vida y vivir siempre en armonía. Pachi era sinónimo de amistad, de juntada a guitarrear, de asados y serenatas en la madrugada. Y era también una mano tendida para quien acudía a su colaboración o pedido.

¿Cuál es el legado de Pachi para el cancionero popular?

Cuando se nombraba la guitarra en el norte de Córdoba, en la década del ´50 ó ´60, era frecuente mencionar al Indio Pachi. Fue un autodidacta que supo traducir muy bien en su guitarra tocada al revés lo que la tierra le dictó. Ese sonido de manos de trabajo del campo, de ordeñe, de punta y masa para trabajar la piedra, ese sonido solamente fue posible porque sus manos y su alma vivían en contacto directo y en armonía con la tierra.

Escuché mucho a Atahualpa Yupanqui, Eduardo Falú, Abel Fleury, Carlos Di Fulvio, Omar Moreno  Palacios, entre otros. Y en ellos encontré ese sonido del campo, como el que logró Pachi, sin maestros más que el sonido del río y los pájaros. Sencillez y alma. Siento que su obra tiene peso propio, es pura expresión, es decir, mucho con poco.

Pachi representa un estilo de tocar la guitarra. Una forma particular que hizo que 100 años después alguien se siente a escribir y querer saber más sobre él y mostrar su historia. Tal vez no dejó una gran cantidad de obras como legado, pero quedó eso a lo que muchos aspiran: entrar en el mundo de lo anónimo. Quienes hemos vivido y trabajado en el campo sabemos el rigor que sufren las manos y esa rusticidad hace que el sonido tenga hondura y expresión. Eso es lo que lograba Pachi.

¿Cuán valioso ha sido el aporte de la mujer de Pachi, Doña Blanca, recientemente fallecida?

El aporte de doña Blanca fue fundamental. En principio porque ella fue quien me impulsó a realizarlo, tocar la obra y mostrarle al público la calidad de artista que era Pachi. Todo lo que van a ver en este trabajo fue facilitado por ella. Me autorizó no sólo a mostrar la obra, sino a ahondar en su vida y conocer más cómo vivía y pensaba Patricio Barrera.

Sé que disfrutó este trabajo, lo notaba en sus ojos y en sus gestos cuando rodábamos en el pueblo y su casa. Su predisposición para participar de la película estuvo desde el primer momento. Charlamos mucho, me abrió su casa y su corazón, lo que fue fundamental para crear esta otra historia que se verá en pantalla. Le estaré eternamente agradecido por sus palabras, sus consejos, y su silencio que supe apreciar.

¿Qué despertó tu interés por realizar el documental?

Soy un músico inquieto por conocer un poco más sobre esa música que me atrapa, que es la que sonaba y suena en las guitarras de campo. Vi muchos documentales sobre músicos de nuestro país y extranjeros. Leí sobre montajes y armado de guiones. Sobre todo aprendí mucho conociendo los tiempos de escenas y planos en el día a día del trabajo durante estos dos años que llevó la realización. Hugo Mamaní, cámara y montajista de “Pachi”, fue quien iba traduciendo mis ideas para llevarlas a la pantalla. Otra de las personas que consulté por la experiencia en trabajos de esas características fue el periodista Víctor Pintos, quien también forma parte de este sueño, además de la amistad que nos une.


Fuente: prensa.cba.gov.ar

 

 

 

El Cine Movil Córdoba exhibe el documental Pachi, la leyenda, la historia

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Prensa

“Pachi, la leyenda, la historia” se proyecta en el Cerro Colorado

El Cine Movil Córdoba exhibe el documental Pachi, la leyenda, la historia, en la comuna del Cerro Colorado, lugar de nacimiento de uno de los músicos más singulares del folklore del Noroeste de la Provincia de Córdoba, nacido bajo el nombre de Patricio Barrera, popularmente conocido como El Indio Pachi.

Sábado 27 de Febrero de 2016 a las 21:00 hs. Lugar: Comuna del Cerro Colorado

Este sábado 27 de febrero, a las 21, el Cine Movil Córdoba exhibe el documental Pachi, la leyenda, la historia, en la comuna del Cerro Colorado, lugar de nacimiento de uno de los músicos más singulares del folklore del Noroeste de la Provincia de Córdoba, nacido bajo el nombre de Patricio Barrera, popularmente conocido como El Indio Pachi.

La película documental fue escrita y dirigida por Fernando Morales, guitarrista y compositor que nació en la localidad bonaerense de Pergamino y que reside en Córdoba. Poco antes de la proyección, será descubierta frente a la iglesia del lugar la escultura Indio Pachi, una creación del artista plástico Juan Carlos Antuña.

Patricio Barrera, El Indio Pachi, nació y murió en el Cerro Colorado, donde trabajaba como picapedrero y en tareas rurales. Pero la faceta más llamativa de su vida es la de guitarrero y compositor: “Don Pachi era un guitarrista único y con una forma muy particular de ejecutar la guitarra -comenta el músico y director Fernando Morales-. Era zurdo pero tocaba sin invertir las cuerdas”.

Morales encaró el rescate de un personaje clave para la identidad cultural del norte cordobés. Amigo de Atahualpa Yupanqui, su vecino, Jorge Cafrune, Anibal Sampayo, y su compadre y compañero “El Chango” Rodríguez. “Todo lo que le dictaba el paisaje, Pachi lo llevaba a sus composiciones”, sintetiza el director del documental, que fue declarado de Interés Cultural por la Agencia Córdoba Cultura del Gobierno de Córdoba.

El director

Nació en 1980 en la ciudad de Pergamino, Buenos Aires, y se crió en las costumbre del campo. En diciembre de 1991, partió en un viaje a caballo con el compositor entrerriano Víctor Velázquez rumbo a Cosquín, con el propósito de homenajear de esa manera al gran Jorge Cafrune. Esa aventura fue de vital importancia en su carrera musical, porque a partir de ahí comenzó a estudiar guitarra pero sin dejar los trabajos en el campo; yerras, vacunadas, remates ferias, armar algún boyero, esquilar ovejas, son algunas de las actividades que realizaba a diario. Ha obtenido distintos premios y reconocimientos, y se perfila como una de las expresiones más relevantes dentro del panorama folklórico actual.​


Origen: Agencia Córdoba Cultura
 

Se estrena «Pachi – La Leyenda, La Historia»

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Prensa

Declarada de Interés Cultural por la Agencia Córdoba Cultura, el sábado 27 de febrero se estrenará en Cerro Colorado la película sobre Patricio Barrera, más conocido como «El Indio Pachi«. Dirigida por el músico Fernando Morales, «Pachi – La Leyenda, La Historia» es una película documental que rearma la vida de este importante personaje del norte cordobés, en el pueblo de Cerro Colorado, lugar que lo vio nacer y partir, hasta encontrar sus obras. Un encuentro con amigos, familiares, periodistas, que van describiendo a este músico, hoy transformado en mitoque ha marcado una huella en el sentir y el pulso del toque criollo.

En el marco del estreno están planteadas las siguientes actividades:
 19:30 hs. Inauguración de una escultura del Indio Pachi del artista plástico Juan Carlos Antuña.
 21:00 Proyección de la película frente a la iglesia mediante el Cine Móvil de la provincia de Córdoba.
Invitan:
comuna de cerro coloradopiedra de luna

Contacto

 

Se presento el trailer de «Pachi» a la prensa

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Prensa

El 25 de enero a las 19hs se presentó a la prensa el trailer del documental «Pachi, la leyenda, la historia» en la Confitería Europea.
Agradecemos desde la producción a todos los periodistas de distintos puntos del país que se acercaron a la Europea y también aquellos medios que hicieron notas en la plaza. A Carlos Pollice y a Jorge Castro (propietario de Confitería Europea).

Prensa: Natalia Fernandez- Silvia Majul

Entrevista a Fernando Morales • Redacción|351

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Prensa

Fernando Morales presenta “Pachi. La leyenda. La historia”

21-01-2016 / Cultura

La música de una leyenda del Cerro Colorado, el Indio Pachi, revive en un documental que reúne testimonios de sus familiares, amigos y referentes ineludibles de la música popular, como el gran Carlos Di Fulvio. Compartimos palabras de su autor, a esta altura, uno más del pago donde descansan, bajo un roble, Yupanqui y el “Chúcaro” Ayala.

Por | parietti@redaccion351.com

Entre otras inquietudes para agradecerle, Fernando Morales ha desandado la obra de músicos que dejaron una marca indeleble en la cultura del país. Con su voz y su guitarra, pero también con su interés por ahondar en historias que tienen el encanto y el valor de la austeridad, el músico nacido en Pergamino y aquerenciado con Córdoba se encuentra por estos días en la previa a la presentación de un documental sobre la vida y la obra dePatricio Barrera, más conocido como el Indio Pachi

Antes del estreno, incluso antes de conocer datos posibles de fecha y lugar, sus primeras imágenes soltaron las ganas de compartir la alegría por este registro a través de una charla.

-¿Recordás tu primer contacto con la historia del Indio Pachi?

-Allá por inicios del 2004 llegué con mi guitarra y una mochila a Cerro Colorado. Era víspera de fiestas en el pueblo por cumplirse un aniversario más de nacimiento deAtahualpa Yupanqui. Por la historia “yupanquiana”, que vengo andando desde hace varios años, conocía el pueblo de nombre y de la existencia de su casa transformada en museo, pero no había viajado. Decidí entonces asentar la alpargata en esa tierra rojiza. Cuando llegue al pueblo sonaban nombres entre los guitarreros, Atahualpa Yupanqui, artísticamente el más importante, y los nativos de Cerro Colorado, Luis Del Cerro yPatricio Barrera, conocido como el Indio Pachi. Había muchas mentas e historias. Sobre todo que Don Pachi tocaba muy criollo, componía sus canciones y a la vez era picapedrero y trabajaba en el campo. En esa misma ocasión me invitan a participar deLa Algarrobeada, el festival del pueblo. Decido, a raíz de la convocatoria, quedarme unos días más. Así fue que alguien me recomendó hospedarme en las habitaciones deDoña Blanca, la esposa del Indio Pachi. Creo haber ido al Cerro Colorado por tres días que al final se transformaron en veinte. Inicie una amistad con Doña Blanca al compartir todos los días con ella. Le tocaba la guitarra en la galería, le hachaba leña, bajaba al pueblo para hacerle los mandados, comíamos juntos algún guiso, compartíamos el vino, charlábamos mucho. En esos días no sólo la historia de Don Pachi fue ganando mi interés, sino la idea de dar  con su música, que hasta ese momento jamás había escuchado; sólo eran relatos de los paisanos del pueblo.

-¿Cómo surge la idea del documental?

-Bueno, a partir del primer viaje, siempre volví en distintos momentos del año, no sólo en época del festival u homenajes a Atahualpa Yupanqui, sino también entraba siempre que iba o volvía del Norte. Hice grandes amigos, músicos, artesanos, paisanos, criollos que me prestaron sus caballos para salir por esos caminos.A medida que pasaba el tiempo iba encontrando cada vez más información sobre Pachi, sus amistades, entre ellas Aníbal Sampayo, el Chango Rodríguez, Cafrune y el mismo Atahualpa. Pero a la vez, buscando en internet, no había demasiado. Todo estaba allí, en sus amigos, su pueblo, su familia. En un momento, un guitarrista amigo de Córdoba, Roberto Del Lazo, me paso unas obras que él mismo le había grabado a Pachi tocando. Luego, su familia me brindó grabaciones, en cassettes, de guitarreadas entre amigos. Así entré en contacto por primeva vez con su música y me puse a sacar los temas de “oreja”; después hice la transcripción en partitura. Siempre pensando en hacer un documento más que nada para mí, pero al encontrarme con tanto archivo, ya tomó forma de película documental.

-Y se sumó más gente.

-Claro, le tiré la idea a Hugo Mamani, un amigo que trabaja en medios y con mucha experiencia en cine, cortos y documentales y enseguida nos pusimos de acuerdo, sobre todo en el criterio del trabajo. Trabajar con el Indio Pachi es muy especial por la historia en sí y por el ser humano que fue y cómo sigue vivo en su pueblo. Yo tenía una breve experiencia en un documental que realizamos allá por el 2008 con Víctor Pintos como director, en mis pagos, en Pergamino, sobre Atahualpa Yupanqui, y nada más. Así que comencé a estudiar sobre este nuevo terreno del cine. Bajé a papel toda la película que estaba dando vueltas en mi cabeza y que posteriormente, fue el guion. Nunca había escrito un guion para cine así que en ese brete le pedí ayuda a Víctor para darle forma. A medida que el guion iba tomando forma, nacía conjuntamente la necesidad de la música que viajaría de la mano con las palabras. Así fue que compuse siete obras para la ocasión, todas bien criollas, con el estilo del campo, con ese decir buscando profundidad más que virtuosismo. Así es la música de los paisanos de la zona y así es la música que también me fue regando desde siempre.

-¿Cómo cerró el equipo?

-Conformamos un equipo de dos cámaras, sonidista, iluminación, producción y salimos rumbo a Cerro Colorado a rodar las primeras imágenes en noviembre de 2014. Casi la totalidad del trabajo está rodado allí, y hay entrevistas en Mina Clavero y Córdoba Capital.


Equipo completo:

Dirección, Idea original y guion: Fernando Morales.

Producción: Evangelina Ghelli.

Cámara: Hugo N. Mamaní.

Montaje: Hugo N. Mamaní.

Sonido: Nicolás Ceballos Figueroa.

Locución: Víctor Pintos.

Fotografía: Paula Fassina.

Diseño grafico: Noelia Gaillardou.

Diseño web: Homero Paz.

Música original: Fernando Morales.

 

-Habrá personas muy importantes que nombrar entre los impulsos para concretar el documental.

-Hubo dos impulsos en igual grado de importancia. Uno fue el de la familia de Pachi, sobre todo su esposa Doña Blanca y su hija Teresita Barrera. Ellas me apoyaron desde el primer momento y colaboraron con todo lo que tenían a su alcance y con todo lo que yo les iba pidiendo. Y el otro es mi familia. Eva, mi compañera en esta vida, fundamental para mi caminar. Además de formar parte del equipo de trabajo, como producción, cámara en algunas ocasiones, ya que somos un equipo pequeño y todos tenemos varios roles, Eva debía cumplir el rol más hermoso, de mamá. Cuando iniciamos el trabajo nuestro segundo hijo Ankatu era un bebé de meses y viajábamos todas las semanas, con días de clima muy difícil y altas temperaturas, en enero y febrero. Fueron momentos de zozobra en varios viajes y eso es lo especial del fruto del trabajo. No sólo cuando la familia te apoya en lo que emprendés, sino cuando es parte del proyecto, lo disfruta y lo padece en determinadas ocasiones. Sin mi familia todo esto hubiese sido como galopear entre vizcacheras.

-El avance de la película muestra al gran Carlos Di Fulvio, hablando de un “decidor de pensamientos callados”. “Que no se quede callado quien quiera vivir feliz” sigue diciendo un verso… El documental le da voz a personajes del lugar que se nos aparecen como historias tramadas por el silencio y que felizmente salen a la luz.

-Todos aquellos que aparecen en la película están porque deben estar y porque cada palabra y cada historia van pintando un cuadro, el cuadro de un personaje que después de cien años seguimos nombrando, por su legado. En esos tantos viajes que he realizado a Cerro Colorado fui creando hermosos vínculos. Sin ir más lejos, Doña Blanca, la esposa, no sólo apoyó el proyecto de entrada sino que estuvo dispuesta desde el primer momento a participar activamente en los rodajes. Sin ningún inconveniente, repetimos algunas escenas y ella parecía estar jugando. Disfrutó mucho estos días. Fuimos muy felices. En septiembre de 2015, Doña Blanca partió hacia otro plano y seguro que de donde esté disfrutará “su película”. En el boliche más famoso del pueblo se conocieronYupanqui y Pachi, y era el punto de reunión de todos los guitarreros de la zona. Sin dudas el testimonio de Hugo Argañaraz, propietario, no podía estar ausente. Don Dardo Ibarra era ahijado de Pachi. Uno de los que más lo conoció. Con él tuvimos una rica charla además de una linda amistad que nos unía con su familia. Desde Carlos Di Fulvio, sus amigos del pueblo, su esposa Blanca como también la visión periodística deVíctor Pintos van moldeando justamente esta historia silenciada. La vida de un personaje casi convertido en mito. Estoy convencido de que este trabajo va a fortalecer la importancia de esta figura, bien definida por Di Fulvio “ Pachi fue un decidor de pensamientos callados”..

-Hay mucho por conocer que podremos disfrutar en el estreno. ¿Podemos adelantar algo sobre esa forma de tocar la guitarra tan particular?

-Lamentablemente la forma de tocar de los paisanos en el campo se ha ido extinguiendo. A veces los músicos avanzamos en teorías y nos desvela sumar conocimientos pero lo que hay que recuperar es el sonido. El sonido es el sello de cada uno y así lo supieron dejar bien plantado guitarras y pulsaciones como la de Eduardo Falú, Atahualpa Yupanqui o el mismo Jimi Hendrix. Lo particular de este guitarrero era que tocaba del lado zurdo pero sin invertir las cuerdas, a diferencia de Yupanqui. Esa posición hacía que su mano izquierda llevara el compás de las chacareras exactamente y se escuchaban como dos guitarras en vez de una. Pachi llevaba el paisaje a su instrumento y el sonido que lograban esas manos de trabajos con la piedra, era un sonido rústico, pero  también con mucha hondura y calidez.

-Cada visitante del Cerro Colorado vive emociones marcadas por el tiempo de estancia (unas horas, varios días), por el apego a tanta música que floreció en su entorno, por la historia de sus personajes… ¿Cómo es el Cerro Colorado de Fernando Morales?

-Cuando viajo me gusta adentrarme todo lo que más pueda en el terreno, no sólo por los compromisos que llevo por trabajo, sino también para entender y conocer a la gente. Siento una necesidad fundamental de relacionarme con la gente del lugar. Uno va andando y por esa fuerza de atracción casi siempre cae en lugares donde por distintos motivos siente que debe estar. En el cerro mis amigos, la mayoría, son gente de a caballo, como yo, a tal punto de haber viajado a caballo desde mi Pergamino a Cerro Colorado en el 2008 durante un mes y medio. Allí me reciben siempre esos amigos, los criollos, los del vino en el bar y la truqueada. Pero también los mismos que supieron estar y están en momentos difíciles. He tenido la posibilidad de brindar todo un año de taller de guitarra para todos los chicos del pueblo y colaborar en lo que pude y me han pedido en las ediciones de la pre Algarrobeada. El Cerro Colorado para mí es un lugar donde, además de la natural atracción que generan las historias sobre el paso deAtahualpa Yupanqui y el patrimonio pictográfico, siento ir más adentro, a su gente, sus personajes, sus artistas, el silencio. Creo que el Cerro es todo eso, más caminar de madrugada donde sólo se marca la silueta del cerro y las estrellas se ven como no las he visto en otro lado. Como diría el poeta; “un lugar donde se puede estar sereno”.

-Hablaste de Pergamino. Tus primeros años transitaron la tierra que vio nacer aYupanqui. ¿Qué cosas del maestro reviven cada vez que vas a tu pago?

-Lejos está ese Pergamino de 1908 y el yuyal se ha encargado de tapar huellas y sitios de importancia histórica. Mi infancia y hasta los veinte pico fueron de trabajo del campo, y la guitarra. Ensillar, salir a recorrer hacienda, los molinos, la época de esquila y todo lo que tiene que ver con manejos de campo y hacienda. Muchas veces siento añoranza de épocas que van pasando, momentos que están en esas canciones de Yupanqui, como la reunión de paisanos en la matera, las grandes yerras, el paso firme y tembloroso del tren, entre otras cosas. Todo eso ya casi ha desaparecido, porque cada vez quedan menos vacas y hay más soja, y con ello ya nadie aprende a tirar un lazo y porque ya los campos se recorren en cuadriciclo. Yupanqui pintó ese paisaje, mi paisaje, el Pergamino que visito de vez en cuando. En cada vuelta al pago me revive esa vida de los paisanos y me vuelve a ganar el pensamiento cada vez que paso por ese Campo de Cruz en J. A. Peña con la definición más bonita que he escuchado sobre la pampa, de Yupanqui:. “Para mí la pampa es un cielo al revés”.

-¿Qué te gustaría que pase con el documental, además de que lo vea y lo disfrute la mayor cantidad de gente posible para expandir la obra del Indio Pachi?

-Poder llegar lejos con una obra siempre es el objetivo y que además perdure en el tiempo. Así quedan grandes discos, libros, poemas, las canciones que tarareamos muchas veces casi olvidando su autor o transformándolo en anónimo. En primer lugar, mi objetivo fue hacer conocer a este criollo y su obra, que no fue mucha en cantidad tal vez, pero sí en contenido de autenticidad de nuestro folklore. Me gustaría que llegue a los colegios para que los chicos tengan la posibilidad de conocer personas comoPatricio Barrera y la importancia que tuvo en la cultura musical de Córdoba y ojalá este trabajo sirva para representar bien una región, sus costumbres y su gente. Salvo a los políticos de turno, actuales y de la anterior gestión, que desde hace dos años vengo pidiendo que me den una mano y claro está que no les interesa este tipo de trabajos. Todas esas personas que me prometieron una mano y la final ni responden los mensajes o los teléfonos, salvo a ellos, al resto les gustará seguro conocer la historia de un músico cordobés y saber que los que no somos famosos ni llenamos estadios también le ponemos el cuerpo y el alma a la cultura de nuestro país.


Próximamente se estrenará en Cerro Colorado la película documental “Pachi La Leyenda”

Publicado el Deja un comentarioPublicada en Prensa, Sin categoría

Nota en Piedras Pintadas (II)

Próximamente se estrenará en Cerro Colorado la película documental “Pachi La Leyenda”

21-01-2016
Luego de una ansiosa e interminable espera; pronto podemos observar, disfrutar y sentir la película documental “Pachi La Leyenda” impulsado y dirigido por el guitarrista Fernando Morales, Indio Pachique describe culturalmente la vida y obra de Patricio Barrera más conocido como Indio Pachi de Cerro Colorado. El trabajo fílmico es un documental en el cual un músico decide armar la vida de este importante personaje desde su mismo pueblo y hasta encontrar sus obras. En ese trayecto se encuentra con amigos, familiares, periodistas, que van describiendo a este intérprete, hoy transformado en mito, pero que ha marcado una huella en el sentir y el pulso del toque criollo. El rodaje se centra en casi su totalidad en el pueblo de Cerro Colorado, con entrevistas a los personajes del pueblo, tomas de paisajes y relevamiento de dato obtenidos de la zona. “Don Pachi -como le decían en el pueblo- tocaba la guitarra de manera asombrosa, muy criolla y con la particularidad que tocaba del lado zurdo sin invertir sus cuerdas”, comenta Morales, guitarrista, compositor, realizador, oriundo de la ciudad bonaerense de Pergamino.“Indio Pachi” fue picapedrero y peluquero, pero sus composiciones quedaron en el legado y hasta hoy resuenan en guitarras que lo interpretan. Fue reconocido por su talento y recordado por compositores como El Chango Rodríguez, Carlos Di Fulvio e Ica Novo. Fue amigo de Atahualpa Yupanqui.“Su historia, su vida, su forma especial de representar el sonido criollo en guitarra y la música del Norte de Córdoba, fueron los detonantes para escribir este guion e iniciar este trabajo de investigación, recopilación y puesta en escena. Además contamos con otros escenarios como por ejemplo: Cosquín, Mina Clavero y Córdoba Capital”, añadió el joven artista.“Se trata de un trabajo sobre un músico que ha quedado en el recuerdo de la escena musical del folklore. Con el tiempo Pachi se ha vuelto un mito, casi no hay información sobre él”, afirma Morales.Además de realizar un trabajo de investigación y recopilación de las obras de Patricio Barrera en formato de película documental, muestra en el mismo también al pueblo, desde sus fiestas patronales (principio de febrero), su festival La Algarrobeada (fines de enero), sus pictografías como patrimonio arqueológico y entrevistas con habitantes del pueblo, algunos de ellos lamentablemente fallecidos, como la compañera de vida de Indio Pachi, Doña Blanca Delia Romero.

Fragmentos de la película documental: www.pachi.com.ar

Imagen: Gentileza de Luis Silva

Origen: Piedras Pintadas – El portal informativo social y cultural del Cerro Colorado, Córdoba